Otz ChaimLD

 

Somos un Centro Creativo de Arquitectura y Diseño. En IOD, las ideas toman forma y se manifiestan en nuestras obras y productos.

IOD es el Principio del que todo proviene, el punto a partir del cual tiempo y espacio se expanden, la fuente por la que brota el potente caudal y alimento del Imaginario; Gran Océano de Luz Ilimitada.

El Gran Arquitecto construyó el universo a partir de 22 letras sagradas. Cada una de ellas se forma a su vez por la letra IOD; verdadera partícula de Dios.

IOD es el Fin de una meta. Su valor numérico es diez; número evocador de la perfección y la consumación. IOD es Luz que baja a guiar los pasos cuando uno pierde el camino; la primera de las cuatro letras que componen el nombre divino. IOD es también la mano creadora y la cúspide. IOD es la corona.

Nosotros somos IOD. Te incluye a ti por tener una necesidad que resolver y al equipo IOD, por ser el responsable de realizar esa idea que tú tienes.


El Atanor fue para los alquimistas medievales el corazón del espacio de trabajo, el recipiente encargado de guardar herméticamente en su matriz cálida y oscura la materia a transformar, para obtener luego del arduo proceso el resultado final; Opus Magnum.

Hoy, el espacio de trabajo tiene distintos nombres. Algunos lo llaman “despacho”, palabra que a nuestro parecer resulta demasiado burocrática. Otros dirigen el acento hacia el campo de lo artístico y lo denominan “atelier, taller, workshop, etc.”. Nosotros encontramos en el Atanor un ejemplo notable pues además de ser un “espacio de trabajo”, encierra en él la profunda simbólica de referirse al espacio sagrado. El trabajo, cualquiera que este sea, debe ser tomado como una oportunidad de trascendencia y perfeccionamiento del ser y del mundo que habitamos.

Sean pues bienvenidos al espacio creativo donde juntos habremos de trabajar la materia prima de las ideas hasta verlas consumadas en una obra que dé respuesta y atención a sus necesidades; Vayamos, de la mano, a la ejecución y consumación de una Gran Obra

Nuestra MISIÓN es ser un proveedor de servicios y soluciones arquitectónicas reconocido por la calidad y calidez de sus productos y servicio. Nuestra VISIÓN es posicionarnos como una empresa líder en nuestro campo de acción, en la que cada cliente encuentre satisfacción garantizada a sus necesidades, y cada colaborador interno un lugar de trabajo que le aporte no solamente remuneración económica sino valores sociales y metodologías que le ayuden a convertirse en un mejor individuo.

Nuestro valor fundamental es la responsabilidad social. Entender el trabajo como una herramienta formativa.

La disposición con que uno enfrenta el trabajo genera cierto tipo de personas. En la actualidad, trabajo es casi un sinónimo de prisión y malestar. Una sociedad o institución en la que sus miembros laboran de manera insatisfecha generará necesariamente malos resultados e individuos poco comprometidos con lo que hacen. Nuestro objetivo es ayudar a formar personas responsables con la sociedad y consigo mismas, visualizando el trabajo como un medio de construcción de la propia personalidad. Ver el trabajo como algo agradable y positivo abona en el beneficio individual y colectivo. Nuestra convicción es que un trabajador satisfecho que valora su profesión generará mejores resultados tanto en su trabajo profesional como en su entorno social: Trabajar con pasión, no porque alguien nos califique sino por plena convicción de hacer bien las cosas.

En IOD consideramos que la habitabilidad y la buena arquitectura son fundamentales para generar una vida social e individual sana. Por ello nos esforzamos en que cada cliente reciba un producto en pro de su calidad de vida. Así mismo, queremos que cada uno de nuestros colaboradores encuentre aquí el ejemplo de acción para repetir en sus círculos de actividad y desarrollo. De esta forma, contribuimos en el esfuerzo por hacer de la nuestra una mejor sociedad; mas responsable y comprometida con lo que hace pero también y sobre todo, mas plena y satisfecha.

 

 

 

 

 

“El mundo de arriba fue completado por el misterio de la letra Yod, el punto supremo, el primero, que emergió de lo oculto y escondido, que es desconocido e incognoscible, y se encuentra absolutamente más allá del conocimiento, el supremo misterio del En-Sof”.

(Zohar, Libro del Esplendor).